Blogia

gali

RELATO DEL MANZANO

                “GRIETAS EN EL OLVIDO”  

Cada institución educativa por mas pequeña y lejana que fuese posee una historia. Basta en considerar el majestuoso contexto natural que la rodea contando con el reconocido paraje del Manzano Histórico, con su historia Sanmartiniana, y la quebrada ubicada en el distrito los chacayes a 40 km de la ciudad de Tunuyán, dentro da la provincia de Mendoza. Se encuentra la Escuela N°1-481 “Manuel de Olazábal”.

Creada el 10 de abril de 1959, sin embargo sus antecedentes empiezan a tener mayor reconocimiento en el año 1998 con la inauguración de un nuevo establecimiento, construido en terreno de relleno a orillas del arroyo Pircas.

Los lugareños entre las leyendas respetadas y mantenidas, como la tan mencionada India Muerta, en Chorro de la Vieja, en Cerro Punta Negra y relatos que simbolizan la natural vida del lugar. Relatan una dramática preocupación puesto que la ubicación del edificio escolar actual, ya cuenta con relatos de antiguas crecientes del arrollo Las Pircas.

Pero las consecuencias recaen sobre la escuela puesto que ya se encuentran sus paredes agrietadas por las condiciones del terreno.

Todo esto se lo deben al Gobierno Provincial, el cual no cumplió con un contrato pactado junto a el condominio, quien había cedido unas tierras ubicadas en los terrenos que están en el Manzano Histórico. Pero esos lugares fueron cedidos a camping municipales y a una proveeduría. La injusticia nuevamente hace su presencia con postergaciones y estafas, ya que la escuela aparece como alegado en contra del estado.

A pesar de ellos la institución es apreciada y valiosa para los lugareños, puesto que dentro de la misma se desarrollan actividades que unen a la población, como celebraciones religiosas, clases de fútbol para niños, un proyecto de elaboración de dulce de Rosa Mosqueta, un proyecto que tiene la finalidad de recolectar leyendas locales transmitidas en forma oral entre otras.

Suele ser que no solo las actividades que se realizan dentro de las escuelas une a la gente de este lugar, puesto que gracias al esfuerzo por mantener vivo el lugar las labores realizadas son turísticas y agrícolas. Pero solo son consideradas changas o trabajos temporales desvalorizando los logros obtenidos por razones de que la mayoría de los pobladores no son propietarios, y hay una demanda de acción a los funcionarios políticos y no se reconocen así mismo como actores de las practicas de la gestión comunitaria.

Aquellas leyendas que siguen vivas en el corazón de estos pobladores seguirán su curso en el tiempo. Pero aquella escuela que tiene destinado uno de los futuros mas terribles y predichos, ya que las crecidas del arrollo es recurrente por causa del deshielo y su régimen estival, queda a la deriva de la desilusión por el incumplimiento de un gobierno corrupto que actualmente no es leyenda, si no una cruda realidad.  Arroyo en Tunuyan

   

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

ANALISIS DE AUTOBIOGRAFIA

 

 

Análisis de la Autobiografía Escolar.   

La infancia

La condición de alumnoInteracción entre Docente-AlumnoLos contenidos escolares
  • Despertar con la dulce voz de mi madre, quien todos los días me acompañaba a la escuela.
  • Mañanas de juegos
  • Ayuda por parte de mis padres y hermano en las tareas escolares.
  • Mi papá me tomaba lecciones de Matemática todos los días.
  • Libros de cuentos armados por mi abuela. 
  • Nuevas amistades.
  • Juegos con compañeros y maestras.
  • Actos escolares.
  • Alumnos vestidos con guardapolvo blanco, formando fila.
  • Dramatizaciones.
  • Bailes escolares.        Disfraces personificando épocas.
  • Festejo por el día del estudiante.
  • Competencias de lectura.
  • Calificaciones bajas.
  •  Maestras dulces.        Simpática, bondadosa.
  •  Exigente, incomprensible.
  •  Emprendedora y muy prolija.
  •  La misma maestra en las áreas especiales durante los siete años: Laura en plástica y en música, Viviana.
  •   Impacientes.
  •   Comprensivas, voluntariosas y solidarias.
  •  Grados decorados y coloridos.       Contenidos nuevos.
  •   En cuarto año los contenidos se hacían más complejos.
  •   Dificultad en Matemática.
  •   Acto 25 de Mayo.
  •   Festejo día del maestro, del padre y de la madre.
  •   Compartir herramientas de trabajo con los demás compañeros.
  •   Enseñar a modular correctamente.

 
 Análisis de la Autobiografía Escolar. :  “El cofre de mis recuerdos”
 Crecí en un ambiente rodeado de amor familiar, en compañía de  mis padres, hermanos 
abuelos paternos y primos. Mi familia siempre fue muy unida, recuerdo los divertidos momentos de juegos que compartía con mi  hermano y mi  prima , el amor constante  que nos brindaban  mis abuelos y tíos. En cuanto a la escuela, sentí mucho temor al principio ya que era una experiencia  nueva y no quería dejar atrás mi mundo de fantasía y juegos compartidos. El amor, la paciencia y comprensión  por parte de mis padres me hicieron entender que al comenzar esta nueva etapa de mi vida iba a  conocer a nuevas personas de las cuales tengo guardados dentro de mis recuerdos inolvidables y preciosos.Concurrí  durante  toda mi infancia a una escuela pública, integrada por un personal docente, comprensivo y amoroso  aunque en  algunos casos  el carácter de  las maestras cambiaba. Sólo había un maestro (el de gimnasia).En mi pasó  por la primaria aprendí a compartir con personas que no conocía demasiado. Aunque a veces me resultaban un poco difíciles los contenidos nuevos, con la ayuda de mis padres logré superar mis dificultades.Gracias a el  amor que recibí por parte de mis padres, la paciencia y afecto que me brindaron mis maestras y compañeros, me ayudaron a superar mis temores y a disfrutar de una infancia llena de felicidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL COFRE DE MIS RECUERDOS

  Hola mi nombre es Veronicatengo 23 años, vivo en Tunuyán-Mendoza, soy estudiante de E:G:B.1y2, en la escuela Normal Nacional Superior General Toribio de Luzuriaga 9-004, estoy en segundo año de la carrera. Te invitoa compartir mi paso por la escuela primaria, deseo que sea de tu agrado y espero ansiosa tu comentario. 

          

                                                El cofre de mis recuerdos

 Creo que todos tenemos un cofre, que va acompañándonos durante nuestra vida; en él se encuentran guardados nuestros recuerdos y momentos vividos (algunos buenos, otros no tanto) junto a las personas queridas.

  Hoy abro mi cofre, con el deseo de poder compartir con vos, mis primeros pasos por la escuela primaria, y que puedas conocer o imaginarte a todas las personas que estuvieron (algunas siguen estando) a mi lado durante mi infancia, apoyándome en todo los momentos especiales de mi vida.

  Mi ingreso a la escuela primaria comenzó en 1987, recuerdo la dulce voz de mi mamá y sus caricias, con el objetivo de levantarme para llevarme a la escuela; la cual quedaba a pocas cuadras de mi casa. Mis expectativas y temores eran varios, ya que mis compañeros y señorita de primer grado iban a ser nuevos. Al ingresar a la escuela José Hernandez (ubicada en el departamento de tunuyán)y ver el patio repleto de niños desconocidos, mi miedo se incremento; lo único que me reconfortaba era la compañía de mi hermano y las suaves manos de mi madre tomándonos de las manos, ¡yo no quería soltarme de ella!. Sentía que ese día quedarían atrás mis mañanas de juegos y comenzaba una nueva etapa de mi vida.

  Después de formar fila y presenciar el acto escolar ingresamos al grado, el cual estaba decorado muy bonito, con carteles de colores y dibujos alegres. Mi señorita se llamaba “Carmen” y creo que mis compañeros sentían lo mismo que yo. Al transcurrir el ciclo escolar, la dulce compañía de mi señorita y la amistad de mis nuevos compañeros lograron quitarme el miedo que sentí el primer día; de esta manera mi primer grado paso, dejando en mi memoria los gratos recuerdos de juegos y momentos compartidos junto a la compañía de  mi maestra y compañeros de primer grado.

  Al año siguiente comenzaba segundo grado, mi hermano quien ya había estado en mi lugar, me comentaba sobre su paso y los contenidos que iba a conocer ese año. De mi señorita no tengo muchos recuerdos, lo que me quedo guardado fue su bondad. Al terminar las clases, mi curiosidad por comenzar 3º grado se incrementaba, ya que todos comentaban sus experiencias con la insensible y mala señorita Elsa. Debo admitir que mi experiencia con la señorita Elsa no fue mala, como esperaba; por el contrario ella demostraba simpatía y aprecio por mí, aunque algunos de mis compañeros no corrían con la misma suerte que yo, ya que ella era muy exigente y se enojaba mucho si no cumplían con las tareas.

Cuarto año fue un poco costoso, para mí los contenidos se hacían cada vez más complejos y mi dificultad y desagrado por las matemáticas sé hacía más notorio. Recuerdo a mi papá y su constante esmero por ayudarme a aprender las tablas de multiplicar, todas las noches al llegar de trabajar, me tomaba lección; yo me paraba a un costado de su silla y recitaba de memoria las tablas empezando por la del “2” hasta llegar a la del “9”; mi papá nos ayudaba con las tareas de matemática y mi mamá con el resto de las materias.

 Recuerdo los actos escolares, me gustaba ver la galería de la escuela llena de alumnos vestidos con el guardapolvo blanco, formados en filas con sus maestras a un costado cantando el himno; también me agradaban los actos en los que teníamos participación; ya sea bailando “el carnavalito” o dramatizando el acto del 25 de mayo, en el cual nos vestían de dama antigua, no sólo se festejaban las fechas patrias; el día del maestro, de la madre, del padre y por supuesto el día del estudiante, eran motivo de celebración en mi escuela; las señoritas se esmeraban por hacer que los actos salieran impecables ajustando hasta el ultimo detalle.

  En quinto grado mi señorita se llamaba Mimi, lo que recuerdo de ese año fueron las competencias de lectura; que la maestra de lengua había organizado. Mi abuela me armo un pequeño libro de cuentos que recortaba y coleccionaba del “Tintero” (una revista que venía adicional en el diario “Los Andes”). En la competencia gané el primer puesto y la señorita nos hizo leer (a mi compañera y a mí) frente a los demás chicos de quinto “B” y “C”.

  Sexto grado; tuve la sorpresa de contar con cuatro maestras una para cada área (en lengua, señorita Nelli; Matemática señorita Graciela; C. Sociales señorita Norma y Naturales señorita Norma).

Mi maestra de plástica (dibujo) se llamaba Laura y fue la misma en los siete años de la primaria, era un poco impaciente con los alumnos, aunque no puedo negar que me gustaba su hora, ya que nos enseñaba a hacer trabajos muy bonitos y aprendí a compartir mis herramientas de trabajo con mis compañeros. La  señorita Viviana (maestra de música), con quien pasaba las horas mas lindas de estudio, ya que nos enseñaba a cantar y nos ayudaba a modular correctamente. Con mucho esfuerzo para superar la dificultad que tenia en matemática pase a séptimo grado el ultimo.

Ese año me levante temprano, para empezar mi ultimo año en la escuela primaria, mis padres estaban sorprendidos ya que los años anteriores nunca me había levantado tan temprano y ¡menos para ir a la escuela! Pensar que hace unos años atrás veía muy lejano ese día.

Debo admitir que no fue nada fácil; en principio no me resultaba tan difícil ya que contaba con el apoyo y ayuda de mi hermano y de mis padres. Recuerdo que a mitad de año mi papá se enfermó y mi mamá lo acompañaba al medico, empece a bajar mis calificaciones ya que no podía contar con la ayuda de ellos y debía ayudar a mis hermanos menores, con sus tareas, después de un par de meses (que resultaron muy largos) mi papá falleció y deje de ir a la escuela pero el cariño y comprensión de mis compañeros y maestras de quienes recibí mucho apoyo me ayudaron a retomar el ciclo lectivo ayudándome a concluir mi paso por la escuela Primaria.

Sin dejar de lado el amor, la ayuda de “mis padres” y el enorme esfuerzo que realizaron para que mis hermanos y yo recibamos la educación básica. Agradezco a ellos y a mis maestras su dedicación, cariño, la paciencia, comprensión; los valores; ayuda y amor incondicional que me brindaron; y que hicieron posible completar mi paso por la escuela primaria.-

    

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres